top of page

Danza Movimiento Terapia

¿Qué es la Danza Movimiento Terapia (DMT) y cuáles son sus objetivos?

La Danza Movimiento Terapia pertenece a la familia de las terapias creativas, junto con la Arteterapia y la Musicoterapia. Es un diálogo en movimiento a través de varios canales sensoriales, que prioriza la expresión creativa y no verbal, y en el que la.el terapeuta se sumerge en la experiencia del.a otro.a, acogiéndolo.a donde está. La danza y el movimiento se convierten en el espacio de juego simbólico en el que se concretará la relación terapéutica.

 

Su objetivo es promover la integración cuerpo-mente, la conciencia de uno.a mismo.a y del propio cuerpo en el momento presente, y así ayudar a promover la salud, el bienestar y el desarrollo personal. Parte del principio holístico de que cualquier cambio a nivel corporal puede provocar cambios a nivel psíquico/espiritual y viceversa.

¿A quién se recomienda la DMT?

A niño.a.s, adolescentes, adulto.a.s o personas mayores, de forma preventiva, en busca de bienestar, o como respuesta a problemas y disfunciones motoras y psíquicas (depresión, ansiedad, falta de confianza en sí mismo, dificultades de integración, TDAH, trastornos del espectro autista, psicopatologías diversas, parálisis cerebral, etc.). Siendo el enfoque principalmente no verbal, es ideal para comunicar y expresar emociones, sensaciones o sentimientos que a veces son difíciles o imposibles de verbalizar.
Según el caso, se recomiendan sesiones individuales o grupales . No hacen falta bases en danza, es el movimiento libre y auténtico el que se preconiza, por más ínfimo que sea.

Principales beneficios

- conecta a la persona con su potencial creativo y la hace parte activa de su proceso terapéutico, favoreciendo su autonomía.

- estimula la liberación de endorfinas, que influyen en el estado de ánimo y la relajación.

- favorece la flexibilidad, la fuerza y la resistencia física, lo que a su vez estimula la resiliencia.

- da acceso a traumas que son difíciles de verbalizar.

- desarrolla la conciencia corporal y permite volver a habitar el cuerpo.

- aumenta la confianza en uno.a mismo.a.

- permite explorar la propia imagen y los límites con lo.a.s demás.

 

Orígenes

El ser humano siempre ha conocido y utilizado las virtudes terapéuticas de la danza, especialmente durante los ritos tribales de paso, sanación o celebración. En los años 40, en EEUU, la danza moderna se aleja de los objetivos estéticos para buscar la expresión de emociones, y da sus primeros pasos en instituciones dedicadas a la salud mental, con pioneras como Marian Chace, Trudi Schoop o Mary Whitehouse. Dotadas inicialmente de su instinto, de su conocimiento del cuerpo y del movimiento, emprenden una aventura humana única que acabará obteniendo reconocimiento científico, gracias a los estudios neurocientíficos y psicocorporales actuales que atestan el efecto terapéutico de las disciplinas que utilizan el cuerpo y la expresión creativa no verbal.

bottom of page